Telsen: hubo un debate por la minería con amenaza de bomba incluida

0
156
La actividad se desarrollaba en el Gimnasio Municipal de esa localidad, pero se interrumpió para revisar el lugar tras un llamado que alertaba sobre explosivos.

El debate que se desarrollaba en el Gimnasio Municipal de Telsen por el desarrollo de la actividad minera en la meseta de Chubut se vio interrumpido para que efectivos de seguridad revisaran el lugar con el fin de corroborar la existencia o no de elementos explosivos, luego de que se hubiera recibido una amenaza de bomba.

La jornada de debate se desarrolló en el gimnasio de la localidad, con la particiapción de la secretaria de Minería de la Nación, Carolina Sánchez, y se denominó “Diálogo intercultural y desarrollo productivo de la Meseta Central del Chubut” y es organizada por los intendentes de las localidades de la meseta de Chubut.

El encuentro fue abierto a los vecinos de la región que se acercaron desde localidades cercanas como Gastre, Gan Gan, Las Plumas y Lagunita Salada, entre otras. Esta nueva jornada sobre el desarrollo productivo de la Meseta fue impulsada por Marcelo Aranda, presidente de la Comuna Rural de Gastre; el jefe comunal anfitrión, Leonardo Bowman; el presidente de la Comuna Rural de Paso del Sapo, Víctor Candia; sus pares de Gan Gan, Ricardo Sepúlveda; de Las Plumas, Nilda Tolosa; de Lagunita Salada, Omar Ancamil; de Los Altares, Mario Oviedo; y el intendente de Paso de Indios, Mario Pichiñán.

El encuentro contó además con las presencias del director de Asuntos Políticos de la Presidencia de la Nación, Emiliano Álvarez Raso; representantes sindicales del sindicato del personal jerárquico minero (ASIJEM) y de la UOCRA; referentes técnicos de Pan American Silver (PAS), representantes de comunidades originarias, autoridades de cámaras e instituciones locales.

Cabe mencionar que, mientras promediaba el encuentro, se solicitó el desalojo del gimnasio municipal por una amenaza de bomba. Luego de una interrupción de 10 minutos para la inspección respectiva por parte de los efectivos policiales, se retomó el debate.

Leonardo Bowman dio la bienvenida a los presentes, y explicó que la elección de la sede, a 180 kilómetros de Trelew, tuvo que ver con ser la localidad de la Meseta más cercana a los centros urbanos más poblados. Y le dio la palabra al referente de la Cámara de Proveedores y Empresarios Mineros de Chubut (CAPEM) Gerardo Cladera, quien indicó: “Hace 15 años que trabajamos para que la política abra las puertas a esta actividad, y hace 15 años que todos los días pareciera que volviéramos a empezar”.

El geólogo Cladera hizo un repaso del estado de situación y de los proyectos de ley existentes actualmente. En este sentido marcó el origen de la cuestión en la Ley 5.001 “que en su primer artículo dice que no, pero en el segundo dice que sí; y daba 120 días para organizar un trabajo de zonificación”.

“La zonificación es lo que estamos tratando, desde hace más de 15 años, de lograr y discutir desde la parte científica, técnica. Zonificar no es un capricho, sino que implica muchos estudios relacionados con la parte social y ambiental de una región”, dijo Cladera.

En este marco mencionó el proyecto de los intendentes de la Meseta: “Lo que hicieron los intendentes con apoyo técnico de la CAPEM fue trabajar sobre el mapa que había hecho el Gobierno de Das Neves en 2010. Esto hizo poner el artículo 2 sobre el tapete, para debatir dónde podemos tener minería”.

“Los otros proyectos de ley son prohibitivos, y no se pueden prohibir la minería porque es una actividad lícita, desde el punto de vista constitucional y del Código Minero Nacional”, agregó Cladera. Explicó que el proyecto de zonificación “propone un polígono que segmenta con líneas rectas”. Y enfatizó: “Zonificar significa hacer un trabajo científico riguroso de cada uno de los ambientes que pueden estar involucrados en la minería. Es un estudio socioambiental”, agregó.

En particular, agregó, “es la zona ambiental de más bajo riesgo, que es toda la zona central de la provincia, y excluye a toda la zona costera del río Chubut. Zonificar significa que, por fuera de ese polígono, el Gobierno no puede permitir cateos ni actividad minera”. “Pero -continuó- el sitio dentro de la zonificación no es una zona en blanco para las empresas mineras, sino que debe estar dentro las normativas nacionales y provinciales. Es decir que la empresa tiene que pedir permiso para empezar a trabajar, ante los permisionarios de los campos, y luego hacer un estudio de impacto ambiental para observar lo que tiene dentro de la zona permitida, entre otros aspectos”.

“Y así en cada una de las etapas, desde la exploración a la explotación, donde tiene que explicar de dónde van a ser los proveedores, consumo de agua, de combustibles, entre muchas otras cosas”, indicó.

Esto se canaliza, dijo, en “un informe largo y científico que debe ser autorizado o no por el Ministerio de Medio Ambiente que, si lo decide, llama a Audiencia Pública, donde se anotan todas las dudas que hay, y el Ministerio de Ambiente le pide a la empresa que las conteste. Si todo eso avanza, habrá proyecto”.

“Es decir que el solo hecho de que haya un proyecto en la zona permitida, no significa que vaya a ser explotado”, sintetizó.
Mencionó en este marco la existencia de “proyectos existentes, con distintos minerales en la zona de la Meseta. Hay por lo menos 10 o 15 proyectos en etapa de continuar la exploración”.

“Esta región puede generar muchísimos años de explotación minera. Solo nos falta debatir. Es lo que venimos pidiendo hace más de 15 años”, finalizó.

Por su parte, Sánchez al dirigirse al público explicó que “estas decisiones de integrar a la minería como una actividad más son de materia provincial. De Nación tenemos parámetros generales y una herramienta que es el Consejo Federal Minero, ya que Argentina es un país minero: hay 23 provincias donde se hace minería”.

Aseguró que actualmente “tenemos una oportunidad de mercado muy interesante para la minería de litio y de metales como la plata, el cobre y el molibdeno, vinculado a las nuevas formas de acumulación de energía renovable y a las instalaciones eléctricas”.

“Es importante dar un mensaje claro de que la minería está dentro de las consideraciones productivas. Es el gran reto de las provincias”, dijo. Sin embargo aseveró: “Pero no queremos cualquier minería. Yo quiero un país que sea minero, pero también turístico, que respete su biodiversidad. Esto es posible en varios países del mundo y en varias provincias. No se trata de la minería contra el resto, sino que es un todo integrado de manera productiva”.

“Tenemos la oportunidad de hacer todo esto y generar el desarrollo de las comunidades, para que la gente no tenga que buscar oportunidades de trabajo en otro lado”, consideró. “En Argentina -prosiguió- tenemos muchos proveedores maduros en la industria del petróleo y el gas que también están preparados para proveer a la minería. Porque no solo son los empleados directos, sino el trabajo indirecto que se genera en torno a la actividad”.

En este sentido dijo que los beneficios de la actividad “no solo son impositivos, sino que tienden a aumentar el capital social de las comunidades. Cuando llega la minería llega la conectividad, por ejemplo, y no solo para la minería”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por Favor ingresa tu nombre